poesias

Cambiando en soledad, Poemas y Poesia - Su Poema Publicado

Poema Cambiando en soledad (Leído veces)

Por ABACO


A veces pasamos ratos,
horas, días, meses o tan solo un segundo
a solas.
Me asusta ese intervalo de tiempo ocupado
por la soledad.
Me asusta y sin embargo
me veo incapaz
de desprenderme de ella.
Busco momentos de soledad,
momentos de bienestar delante de un folio en blanco,
escuchando una bonita canción,
leyendo un buen libro…
Durante demasiado tiempo
mis mejores momentos estaban impregnados de soledad.

Ahora,
la veo como un ogro,
como un ente capaz de confundir,
de transformar,
de cambiar a las personas.
Cuando viví en soledad
la civilización me era ajena,
solo conocía de ella lo que veía en las noticias,
en el periódico,
lo que estudiaba en atlas,
libros de historia y demás material “aparentemente” aburrido.
Conocía demasiado
y olvidé eso de la experiencia,
eso de probar a charlar con el de al lado
sin tener la cabeza en otro pensamiento,
de salir con los amigos sin considerarlo una pérdida de tiempo.

¿Qué hizo de mí la soledad?
Un ser antisocial.
Eso es para mí la soledad,
algo antisocial que una vez que te come es difícil controlar.
Mejor leer un libro que estar con los amigos,
¡Dios! Qué sandez, quizá por el miedo a decir: “
Me siento mal,
y me siento mal porque…”.

Quizá por eso me refugié tanto en la soledad,
porque no encontraba consuelo
en el exterior
o porque no lo supe buscar.

Controlar la soledad es grandioso,
poder elegirla más aún.
¿Te imaginas un mundo
en el que entre los humanos
nunca faltase compañía?
Que no haya hombre sin nadie a su lado,
alguien con quien contar físicamente
las 24 horas del día los 365 días de la semana
sin llegar a abrumar y mucho menos a molestar.
¿Te imaginas llegar a casa y no sentir nunca un vacío
tras ese cansado trabajo que tanto te gusta?
¿Te imaginas poder pasear a solas por propia elección?
Si, una utopía sin sentido.
Pero sería genial,
creo que desaparecerían
muchos de los males que actualmente nos aquejan.
Más de los que podemos imaginar.
Empezando por las enfermedades.
Existirían bastantes menos
porque no daríamos tiempo al nacimiento de los virus,
los peores nacen en soledad.
Siempre en compañía agradable
o a solas por propia voluntad,
sólo los terribles accidentes
serían la principal causa de mortandad.
Hasta seríamos más buenos.
Si, una utopía sin sentido.
Pero llena de optimismo en este mundo de rencor.

Una vez que entras en la soledad
es como una droga.
Y una vez que sales de ese tipo de vida
la magia de los momentos a solas ha desaparecido,
como si le hubiesen dado un tirón
y aún vieras el rasguño marcado.
Es un sentimiento,
aunque aún dudo si la palabra sentimiento
es su mejor definición,
tan fuerte como el amor
en su estado más puro.
Por eso,
si te hace sentir bien las sensaciones
son casi insuperables,
pero si muestra su lado más cruel
las sensaciones del infierno vivirán contigo.
Como el amor,
con su cara buena,
su cara mala,
su inocencia rota
y su regreso menos intenso.

Ojalá las garras de la soledad
vuelen lejos de mí.
Me rasgaron la piel
hasta arañarme los huesos,
una vez,
cuando aún era demasiado joven.

Ahora sé que sin momentos
para mi propia dedicación
no podría vivir,
pero también sé que necesito compartir mi vida con alguien,
es vital para alguien como yo.
Eso es algo que nos pasa a la mayoría de las personas.

He desterrado del pasado
todo lo que me causó daño.
He juzgado la amistad
y me he dado cuenta de que no valorar
a quien te abre sus oídos y abre sus brazos de modo sincero, e
s atentar contra la otra persona
y acrecentar el dolor por acallar la necesidad de amor.
Una vez un amigo me dijo que
“estudiar mucho vuelve a las personas más viejas”
y tiene toda la razón.
Se corre el peligro de dejar a un lado la vida social,
que,
sin darnos cuenta,
tanto bien nos hace.
Al fin y al cabo,
vivimos en sociedad
y por tanto todos nos necesitamos,
de todos tenemos algo que aprender.
Cada una de las almas que pueblan la Tierra
tendrá algo que aportar,
y si ese algo me resulta desagradable
me hará más fuerte,
pero será saludable.
En cambio,
la soledad
es el peor enemigo de la sociedad.

¿Crees que puede contagiarse?
A mi me la han contagiado,
y créeme,
es una experiencia que atravesaremos,
pero innecesaria para la vida.
Vivimos momentos
que no van con nuestro estilo de vida,
que nos contagian a conciencia o sin ella,
solo nos damos cuenta cuando hemos salido de ellos.
Entonces no hay culpas,
no hay rencor,
pero sí una intensa rabia
por el tiempo perdido.
Me refiero a esos parásitos
que absorben tu sangre
más pura y
te abandonan
con tu interior
contaminado.

Después de haberme recompuesto
de todo lo absorbido y lo introducido,
impropio de mi persona,
soy como un puzzle sin terminar.
Algo bueno he de sacarle,
¿no crees?
Quisiera saber el qué y
quisiera darle forma
a toda esta montaña
de elementos dispersos.
Algo bueno he de sacar,
me obstino a pensar
que forma parte de la vida y
son cosas por las que hay que pasar,
eso no es real,
cada cual vive una vida
con un camino diferente
y buena parte del mío
no lo he trazado yo.

Ni todos somos iguales
ni todas las vidas son iguales
no hay un estándar de
amor/ desamor;
soledad;
traición;
desilusión;
esperanza…
No todos atraviesan las mismas experiencias.
Así que me resigno
a atravesar un bache sin
sacarle el jugo,
algo bueno
que vaya más allá
de la madurez y el aprendizaje
para la vida.
Quiero que me haga
sonreír,
que todo el horror sea ahora
una luz que prohíba
la entrada a energías negativas.

¿Crees que semejante sensación
del más allá podrá ser real?
O mejor responde a la inversa,
¿por qué no?
Y responderás,

todas las energías negativas
podemos
transformarlas
en positiva

con la misma intensidad,

con la misma fuerza.


Por ABACO



SerPoeta.com es la mayor comunidad de habla hispana en donde las personas publican sus poemas. Por ello nos sentimos orgullosos en dar a conocer y difundir los hermosos poemas aquí publicados.
Asimismo, debido a la creciente participación de poemas en portugués hemos implementado nuevas secciones en esta bella lengua.

SerPoeta.com es una comunidad para todos los poetas libres, aficionados o profesionales que desean publicar libremente sus poemas para compartirlos, difundirlos y dedicarlos.

Actualmente SerPoeta.com cuenta con un creciente número de personas que diariamente publican, así como un creciente grupo de miles de personas que acceden día a día a leer los poemas publicados.

SerPoeta.com respeta la redacción y ortografía de los poemas enviados considerándolo como licencias del autor o poeta.